Multimedia

Correo

 

 

Si deseas cerciorarte de que tu cuenta de correo sea segura, sigue estos consejos que hemos recopilado de la Web de ayuda del servidor Gmail.

 

  • Comprueba la existencia de virus y de software malicioso.

 

Aunque ningún explorador de virus puede detectar el 100% de las infecciones, es importante ejecutar una exploración en el equipo con un software antivirus de confianza (o instalar un programa que se ejecute en segundo plano y que realice exploraciones constantemente). Si el antivirus detecta aplicaciones o programas sospechosos, elimínalos inmediatamente. Aquí puedes encontrar exploradores antivirus.

 

  • Asegúrate de que el sistema operativo esté actualizado.

Los sistemas operativos publican parches destinados a reparar las vulnerabilidades de seguridad. Tanto si eres usuario de Windows como de Mac OS, te recomendamos que habilites la configuración de actualización automática y que actualices cuando recibas una notificación a fin de proteger tu equipo.

 

  • Asegúrate de llevar a cabo actualizaciones del software de forma regular.

Algunas actualizaciones del software no vienen incluidas en las actualizaciones del sistema operativo, pero son igual de importantes. Se suelen realizar actualizaciones periódicas de software como Adobe FlashAdobe Reader Java que pueden incluir reparaciones de las vulnerabilidades de seguridad.

 

  • Asegúrate de que el navegador esté actualizado.

Para comprobar si hay actualizaciones en Internet Explorer, selecciona la pestaña Herramientas y haz clic en Windows Update. En Firefox, solo tienes que hacer clic en la pestaña Ayuda y seleccionar la opción Buscar actualizacionesGoogle Chrome se actualiza automáticamente cuando hay una nueva versión disponible.

 

  • Comprueba la existencia de complementos, extensiones y programas/herramientas de terceros en el navegador que requieran acceso a las credenciales de tu cuenta de Google.

Los complementos y las extensiones son programas de ordenador descargables que funcionan junto con el navegador para desempeñar tareas específicas. Por ejemplo, puedes haber descargado un complemento o extensión que compruebe si entran nuevos mensajes en la carpeta "Recibidos" de Gmail. No obstante, Google nos avisa de que no puede garantizar la seguridad de estos servicios de terceros. En caso de que tales servicios se vean comprometidos, también lo estará tu contraseña de Gmail.

 

  • Cambia la contraseña.

Si tu cuenta se ha visto comprometida recientemente, debes actualizar tu contraseña cuanto antes. Por lo general, te sugerimos que la cambies periódicamente y que, para ello, sigas estas indicaciones:

  • Elige una contraseña exclusiva que no hayas utilizado antes en Gmail ni en ningún otro sitio. Si sólo cambias un carácter o número, se considera que sigues usando la misma contraseña.
  • No utilices palabras del diccionario ni palabras comunes que se puedan adivinar con facilidad. Utiliza una combinación de números, caracteres y letras en mayúscula y minúscula.

 

  • Comprueba la lista de sitios web que tienen autorización para acceder a los datos de tu cuenta de Google.

Asegúrate de que la lista de sitios web autorizados sea precisa y de que hayas sido tú quien los haya elegido. En caso de que tu cuenta de Google se haya visto comprometida recientemente, es posible que estas personas malintencionadas hayan autorizado a sus propios sitios web para que accedan a los datos de tu cuenta. Esto les puede permitir acceder a tu cuenta de Google incluso después de que hayas cambiado la contraseña.

Para editar la lista de sitios web autorizados:

  1. Accede a la página principal de Cuentas de Google.
  2. Haz clic en el enlace Mi cuenta que aparece en la parte superior derecha de la página.
  3. Haz clic en Cambiar sitios web autorizados. En esta página aparecerán todos los sitios de terceros a los que hayas concedido acceso.
  4. Haz clic en el enlace Revocar acceso para inhabilitar el acceso de un sitio en concreto.
  5. Actualiza las opciones de recuperación de tu cuenta.

Todos podemos olvidar nuestras contraseñas en algún momento, así que es recomendable  actualizar las opciones que hay disponibles para la recuperación de la cuenta. Para ello, accede a tu cuenta de Google a través de de este enlace  y, a continuación, haz clic en Cambiar opciones de recuperación de contraseña.

  • Dirección de correo electrónico alternativa: si dispones de otra cuenta de correo, Gmail podrá comunicarse contigo en el caso de que pierdas el acceso a tu cuenta. 
  • SMS: pueden enviarte un código de recuperación a tu móvil, que podrás utilizar para restablecer tu contraseña. 
  • Pregunta de seguridad: esta opción sólo se encuentra disponible si no puedes utilizar las opciones de recuperación anteriores y sólo en el caso de que no hayas intentado acceder a la cuenta durante las últimas 24 horas. Una respuesta ideal a la pregunta de seguridad es aquella que te resulte fácil de recordar y que, al mismo tiempo, sea difícil de adivinar para los demás.

 

  • Utiliza una conexión segura para acceder.

En la configuración de Gmail, selecciona "Usar siempre https". Esta configuración protegerá tu información y evitará que otras personas puedan disponer de ella cuando accedas a Gmail a través de una red inalámbrica pública como, por ejemplo, en una cafetería o en un hotel. 

 

  • Comprueba si recientemente se ha producido alguna actividad extraña en tu cuenta.

Haz clic en el enlace Información detallada situado junto a la entrada Última actividad de la cuenta que se encuentra en la parte inferior de tu cuenta para ver la hora, fecha, dirección IP y la ubicación asociada del acceso reciente a tu cuenta.

 

  • Confirma la precisión de la configuración del correo para garantizar que tu correo se envíe donde desees y no salga de allí.

Accede a tu cuenta y haz clic en el enlace Configuración de la parte superior para comprobar las siguientes pestañas:

  • General: comprueba las opciones Firma y Respuesta automática para comprobar que no hay spam.
  • Cuentas: comprueba la configuración de Enviar mensaje como, que incluye la verificación de la configuración de la dirección de respuesta, y Comprobar correo mediante POP3.
  • Filtros: comprueba que ningún filtro envíe tu correo a la Papelera o la carpeta Spam, y que no se reenvíe a alguna cuenta desconocida.
  • Reenvío y correo POP/IMAP: asegúrate de que tu correo no se envía a ninguna cuenta ni cliente de correo desconocidos.

 

  • Recela de los mensajes que te piden el nombre de usuario o la contraseña. Gmail nunca solicita esta información.

 

  • Nunca introduzcas tu contraseña después de seguir un enlace que alguien te haya enviado en un mensaje, incluso aunque parezca tratarse de la página de acceso de Gmail. Accede a Gmail directamente escribiendo https://mail.google.com en la barra de direcciones del navegador.

 

  •  No compartas tu contraseña con otros sitios web; Google no puede garantizar la seguridad de otros sitios y, además, la contraseña de Gmail podría verse comprometida.

 

  • ¡Hay secretos que deben guardarse! No reveles a nadie tu contraseña ni tu pregunta y respuesta secretas, y si lo haces, modifica esta información lo antes posible.

 

  • Borra los formularios, las contraseñas, la caché y las cookies de tu navegador con regularidad, sobre todo, si se trata de un equipo público.

 

  • Seleccionar "No cerrar sesión" puede ser peligroso, hazlo únicamente si accedes al programa de correo desde un equipo personal.

 

 

Otros problemas relacionados con el uso del correo electrónico son el pishing, el spam y los hoax:

  • Suplantación de identidad (Pishing).

Se llama así a un tipo de delito que consiste en suplantar la identidad de una persona o entidad de confianza, por ejemplo un banco, con la intención de obtener información de nuestra cuenta o tarjeta bancaria o las contraseñas para luego estafarnos. Más información del tema y ejemplos en Wikipedia

 

  • Correo basura (Spam).

Según Wikipedia, se llama spam, correo basura o mensaje basura a los mensajes no solicitados, no deseados o de remitente no conocido, habitualmente de tipo publicitario, enviados en grandes cantidades (incluso masivas) que perjudican de alguna o varias maneras al receptor. La acción de enviar dichos mensajes se denomina spamming. Aunque se puede hacer por distintas vías, la más utilizada entre el público en general es la basada en el correo electrónico.

Si recibes algún mensaje de este tipo es conveniente denunciarlo como spam. Gmail trasladará el mensaje a la carpeta Spam y ese remitente no podrá volver a enviarte ningún mensaje.

  1. Selecciona los mensajes no deseados.
  2. Haz clic en Marcar como spam.

Para eliminar spam definitivamente de tu correo:

  1. Haz clic en la etiqueta Spam, situada en el lateral izquierdo de cualquier página de Gmail.
  2. Selecciona los mensajes que deseas eliminar y haz clic en Suprimir definitivamente.
  3. O elimina todo haciendo clic en Suprimir todos los mensajes spam ahora.

Gmail mejorará su sistema de detección de spam en la medida en que los usuarios marquen este tipo de correo. Si tanto los usuarios como Gmail nos equivocamos y marcamos un mensaje como spam, selecciónalo y haz clic en No es spam, en la parte superior del mensaje. Si lo has marcado como spam, puedes también hacer clic en Deshacer inmediatamente después para recuperar el mensaje.

 

  • Bulo informático (Hoax).

Es un mensaje de correo electrónico con contenido falso o engañoso y atrayente. Normalmente es distribuido en cadena por sus sucesivos receptores debido a su contenido impactante que parece provenir de una fuente seria y fiable o porque el mismo mensaje pide ser reenviado.

Las personas que crean un bulo suelen tener como objetivo captar direcciones de correo (para mandar correo masivo, virus, mensajes con suplantación de identidad o más bulo a gran escala); engañar al destinatario para que revele su contraseña o acepte un archivo malicioso (malware); o confundir o manipular a la opinión pública de la sociedad.

Básicamente, los bulos pueden ser alertas sobre virus incurables;  falacias sobre personas, instituciones o empresas; mensajes de temática religiosa; cadenas de solidaridad;  cadenas de la suerte; métodos para hacerse millonario; regalos de grandes compañías; leyendas urbanas; y otras cadenas.

  • Pautas para reconocer un bulo en Internet

Algunas de las pautas para reconocer si cierta información es un bulo o no son:

1. Los bulos son anónimos, no citan fuentes (ya que carecen de las mismas) y no están firmados para evitar repercusiones legales.

2. Los bulos carecen de fecha de publicación y están redactados de la manera más atemporal posible para que pervivan el máximo tiempo circulando en la red.

3. Los bulos contienen un gancho para captar la atención del internauta. El éxito del bulo residirá en cuán morboso, monetario, generador de miedo sea su gancho y sobre todo en la manera que encaja con la coyuntura del entorno.

Ejemplo Hotmail: Hotmail cerrará sus cuentas. Perdida de contactos y multa de una gran cantidad de dinero — (Gancho de miedo basado en valor monetario)

Ejemplo Actimel: Actimel es malo para la salud. Produces L. Casei y dejas de fabricar defensas — (Gancho de miedo basado en la salud)

Ejemplo Redbull: Redbull contiene veneno en su composición química — (Gancho de miedo basado en el daño a la salud)

Ejemplo Teléfono móvil: Recibes una llamada telefónica en dónde en lugar de un número de teléfono aparece la palabra "INVIABLE!!". Si aceptas o rechazas la llamada el extorsionador accede a la SIM de tu teléfono, la duplica y la usa para llamar desde la cárcel — (Gancho de miedo basado en ser víctima de una estafa)

4. Los bulos están por general escritos en castellano neutro (en el caso de que este sea el idioma utilizado), para facilitar la difusión a nivel internacional.

5. Los bulos normalmente contienen una petición de reenvío: Se solicita el reenvío para alertar a otras personas, para evitar mala suerte, para evitar la muerte, o con cualquier otro motivo. El objetivo de esta petición de reenvío reside en captar direcciones IP, crear bases de datos, realizar posteriores campañas de Correo masivo o simplemente difundir la información falsa el máximo posible.

Más información de tema en Wikipedia y Rompecadenas

 

  Haz clic aquí si quieres descargar el tema en formato Pdf

 

 

 

Cambiar la configuración

Para cambiar las preferencias de usuario, tan sólo tienes que hacer clic en Configuración en la parte superior de cualquier página de Gmail. La configuración está dividida en distintas áreas. Señalamos, a continuación, las que consideramos más importantes.

  • En la pestaña General, se pueden cambiar las preferencias de idioma, seleccionar las imágenes que representan al usuario y a sus contactos, o configurar un mensaje de respuesta automática que puede ser útil si se va a estar ausente del correo por un tiempo. También se encuentran en esta pestaña las opciones de visualización y navegación de la carpeta "Recibidos".

 

 

  • Pestaña Cuentas e Importación. Si se tienen varias cuentas de correo, aquí se pueden añadir y configurar para obtener los mensajes en un único buzón pudiendo determinar cuál de ellas va ser la cuenta predeterminada. También se puede aumentar la capacidad de almacenamiento o cambiar la configuración de la cuenta de Google (incluidas la contraseña y la pregunta de seguridad de Gmail).

 

  • Cambiar tu contraseña de Gmail. A continuación, te indicamos los pasos que debes seguir para cambiar tu contraseña:
  • Abre la pestaña Cuentas e Importación después de hacer clic en Configuración.
  • Haz clic en Configuración de la cuenta de Google.
  • En la nueva ventana, haz clic en Modificar la contraseña bajo la opción Información personal.
  • Introduce tu contraseña actual y la nueva (dos veces).

 

 

Asegúrate de crear una contraseña exclusiva que te ayudará a evitar el acceso no autorizado a tu cuenta. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para crear una contraseña y mantenerla segura: 

  • No la reveles a nadie.
  • No la escribas. Aunque parezca fruto de un proceso aleatorio para los demás, piensa en un método para recordarla, lo que te evitará tener que anotarla.
  • Cámbiala con frecuencia.
  • No elijas una palabra común para tu contraseña. Da rienda suelta a tu imaginación.
  • Incluye signos de puntuación. Utiliza una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, e incluye números. Si se emplean distintos caracteres, será más difícil averiguar la contraseña.

Si tu contraseña no funciona, necesitarás completar el proceso de recuperación de contraseña.

 

  • Pestañas Etiquetas y Filtros. En éstas se pueden añadir, eliminar o cambiar los nombres de las Etiquetas y Filtros.
  • Pestaña Reenvío y correo POP/IMAP. Si deseas reenviar tu correo a otra cuenta, o utilizar POP o IMAP para descargarlo en el escritorio o en un dispositivo móvil (Microsoft Outlook o un iPhone, por ejemplo).
  • Pestaña Clips de la Web. También puedes cambiar la configuración de los clips de la Web (son la publicidad que aparece en nuestro correo) y obtener más información sobre ellos.
  • Pestaña Labs. Gmail Labs es un centro de pruebas para funciones experimentales que todavía no están listas para salir a la luz. Pueden cambiar, interrumpirse o desaparecer en cualquier momento, pero algunas de estas aplicaciones pueden resultar muy interesantes. A continuación, señalamos las que nos parecen más útiles:
  • Arrastrar y colocar en la barra de navegación.
  • Añadir cualquier gadget mediante URL.
  • Botón "Marcar como leída".
  • Estilo de texto predeterminado.
  • Etiquetas anidadas.
  • Gadget de Google Calendar.
  • Inserción de imágenes.
  • Retoques de la firma.
  • Superestrellas.
  • Traducción de mensajes.

 

 

 

 

BlogArhevia

 

  Haz clic aquí si quieres descargar el tema en formato Pdf

 

 

 

 

 

Uso de filtros

Los filtros de Gmail permiten administrar el flujo de mensajes entrantes. Mediante los filtros, se pueden etiquetar, archivar, eliminar, destacar o reenviar automáticamente. Esta función resulta también eficaz para proteger el correo del spam, en función de cualquier combinación de palabras clave, los remitentes, los destinatarios o por la línea Asunto.

Para crear un filtro:

 

  • Selecciona un mensaje.

  • Haz clic en el botón Más Acciones situado en la barra de botones, tanto en la parte superior como inferior del cuadro de lectura.

 

  • Introduce los criterios de filtrado en los campos correspondientes. 

  • Haz clic en Búsqueda de prueba si quieres ver qué mensajes de tu cuenta de Gmail coinciden con los términos del filtro. Puedes actualizar los criterios y ejecutar otra búsqueda de prueba, o hacer clic en Paso siguiente.

 

  • Selecciona una o varias acciones de la lista. Estas acciones se aplicarán a los mensajes que coincidan con tus criterios de filtrado en el orden en el que se muestran las acciones. Por ejemplo, puedes aplicar una etiqueta a los mensajes coincidentes para tenerlos localizados bajo un nombre.

 

  • Si quieres aplicar este filtro a los mensajes que ya se encuentran en tu cuenta de Gmail, selecciona la casilla de verificación Aplicartambién el filtro a las X conversaciones siguientes.

 

  • Haz clic en Crear un filtro.

 

 Para editar o eliminar filtros existentes:

  1. Haz clic en Configuración en la parte superior derecha de cualquier página de Gmail.
  2. Haz clic en Filtros.
  3. Localiza el filtro que quieres modificar y haz clic en el enlace editar o haz clic en suprimir para eliminarlo.
  4. Si estás editando el filtro, especifica los criterios actualizados para el filtro en los campos correspondientes y haz clic en Paso siguiente.
  5. Actualiza las acciones que desees y selecciona Actualizar filtro.

 

 

 

Uso de etiquetas de Gmail

 

Las etiquetas realizan las mismas tareas que las carpetas, pero con una ventaja adicional: se pueden añadir varias etiquetas a una conversación[i]. Una vez creada una etiqueta, podrás ver todos los mensajes de esa etiqueta mediante una búsqueda o haciendo clic en el nombre de la etiqueta que aparece en la parte izquierda de todas las páginas de Gmail.

 

También se pueden crear, editar y suprimir con facilidad las etiquetas existentes. A continuación, te indicamos cómo:

Para crear una etiqueta:

  1. Haz clic en el menú desplegable Etiquetas. También puedes hacer clic en "Configuración" > "Etiquetas".
  2. Escribe el nombre de la nueva etiqueta en el cuadro de texto en blanco y pulsa la tecla Intro para aceptar.

Todos los mensajes seleccionados se clasificarán automáticamente con la nueva etiqueta. Si se desea mantener ordenados los mensajes, una vez etiquetados, se pueden quitar de "Recibidos" pulsando el botón Archivar. Para ver posteriormente estos mensajes basta hacer clic en la etiqueta  del sistema “Todos” o en el nombre de la etiqueta que hemos creado y que aparece en el menú que hay en la parte izquierda de todas las páginas de Gmail.

 

Para aplicar una etiqueta a un mensaje:

 

Sólo hay que seleccionarlo y, a continuación, seleccionar el nombre de la etiqueta en el menú desplegable Etiquetas. Además, se puede asignar una etiqueta a un mensaje mientras está abierto en el panel de lectura, utilizando el menú desplegable y también arrastrando el mensaje hasta el nombre de una etiqueta para moverlo a esa etiqueta.

 

Para modificar el nombre de una etiqueta:

  1. Haz clic en la flecha hacia abajo ubicada a la izquierda de la etiqueta.
  2. Selecciona Cambiar nombre.
  3. Introduce el nuevo nombre de la etiqueta y haz clic en Aceptar.

 

Todos los mensajes clasificados con el nombre antiguo de la etiqueta se incluirán en la nueva etiqueta.

 

Organizar y suprimir etiquetas

 

Puedes controlar qué etiquetas aparecen en la lista ubicada a la izquierda.

  1. Haz clic en Configuración > Etiquetas.
  2. Haz clic en el enlace mostrar u ocultar que aparece junto a cada etiqueta para seleccionar las que desees que se muestren en la lista. Además, si ves una etiqueta que ya no necesitas, siempre puedes hacer clic en eliminar. Deberás confirmar la eliminación de la etiqueta haciendo clic en Aceptar.

 

También puedes mostrar, ocultar o suprimir etiquetas de una en una si haces clic en la flecha hacia abajo que aparece a la izquierda de esa etiqueta.

 

Modificación de los colores de la etiqueta

 

Para cambiar el color de una etiqueta:

  1. En el lateral izquierdo de la página de Gmail, haz clic en el cuadrado que aparece a la izquierda de una etiqueta.
  2. Selecciona un color en la paleta que aparece. Los cambios se reflejarán inmediatamente en Gmail. También puedes personalizar los colores de las etiquetas haciendo clic en el cuadrado situado a la izquierda de estas y seleccionando "Añadir color personalizado".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para eliminar un color, selecciona Eliminar color debajo de la paleta de colores.

 

 

  Haz clic aquí si quieres descargar el tema en formato Pdf


 

 

 

 


[i] Conversación. Conjunto de mensajes que comparten el mismo Asunto.

 <– Volver

 

 

 

 

 

 

 

Continuando con el taller El Correo Electrónico de Gmail, hoy vamos a tratar temas un poco más avanzados sobre la cantidad, tamaño y formatos de los archivos que podemos adjuntar a un mensaje.

 

Funciones avanzadas para adjuntar archivos

 

Si necesitas adjuntar varios archivos a un mensaje puedes seleccionarlos todos la vez. Para ello necesitas tener habilitado Flash en el ordenador. Este es el procedimiento:

  1. Haz clic en Adjuntar un archivo.
  2. Busca la carpeta que contiene los archivos.
  3. Selecciona tantos archivos como desees (mantén pulsado Ctrl a la vez que seleccionas varios archivos).
  4. Haz clic en Abrir.

Aparecerá una barra de estado junto a cada archivo que indicará el proceso de subida. 

Una vez completado este proceso el archivo aparecerá resaltado como se ve en la imagen.

 

 

 

 

Tamaño máximo de archivos adjuntos

 

En Gmail, se pueden enviar y recibir mensajes de hasta 25 megabytes (MB). Sin embargo, la cantidad precisa permitida dependerá del archivo adjunto.

Cuando se adjunta un archivo, el tamaño de éste puede aumentar debido a que se le añadirán las codificaciones de transferencia, es decir, la información que permite enviar y recibir mensajes de forma segura. Esto significa que, si los archivos adjuntos tienen un tamaño superior a 20 MB pueden provocar que el tamaño total del mensaje supere los 25 MB. Si esto ocurre, Gmail muestra un mensaje de advertencia en el que se indica que tu mensaje supera el límite establecido de 25 MB.

Además, ten en cuenta que el límite de tamaño para adjuntar archivos puede ser inferior en otros servidores de correo en cuyo caso te llegarían devueltos.

Cuando se producen alguno de estos inconvenientes, la solución es repartir los archivos adjuntos en varios mensajes de correo. Pero si el problema es que uno sólo de los archivos que necesitas enviar ya supera el límite de tamaño establecido existen empresas especializadas que pueden ayudarte, con soluciones gratuitas, por ejemplo YouSendit, que permite enviar hasta 100 MB.

 

 

Algunos tipos de archivos están bloqueados

 

Como medida de seguridad para prevenir posibles virus, Gmail no permite el envío ni la recepción de archivos ejecutables (como los archivos que terminan en .exe) que podrían contener código ejecutable malicioso. Gmail tampoco permite el envío ni la recepción de archivos dañados.
 
¿Qué tipo de archivos no se pueden enviar ni recibir?
 
"ade", "adp", "bat", "chm", "cmd", "com", "cpl", "dll", "exe", "hta", "ins", "isp", "jse", "lib", "mde", "msc", "msp", "mst", "pif", "scr", "sct", "shb", "sys", "vb", "vbe", "vbs", "vxd", "wsc", "wsf" y "wsh".
 
Gmail no acepta estos tipos de archivo aún cuando se envíen en formato comprimido (.zip, .tar, .tgz, .taz, .z, .gz). Si se envía un mensaje de este tipo a tu dirección de Gmail, se devuelve al remitente de forma automática. 
 
 
 

 

Siguiendo con el taller de El correo electrónico de Gmail y hoy vamos a aprender a redactar y enviar un mensaje incluyendo archivos adjuntos. A continuación tenéis los pasos a seguir.

1. Abrir el navegador y entrar en Gmail con nuestro nombre de usuario y contraseña.

2. Pulsar sobre REDACTAR. Si tuviéramos configuradas más de una cuenta de correo, aparecerá la línea “DE:”, en cuyo caso debemos cerciorarnos de elegir la cuenta desde la que deseamos enviar el mensaje.

 

 

3. En la línea “Para…” hay que introducir el correo del destinatario/a. Si ya está en “Contactos”, bastará pulsar la primera letra del nombre, porque el programa te dará una lista con todos los contactos que contengan esa letra. Sólo hace falta elegir el apropiado. Del mismo modo, si tenemos los contactos clasificados por grupos podremos enviar el mensaje a todos sus componentes con sólo escribir la primera letra del nombre del grupo. Por ejemplo la "C" del grupo Compañeros.

 

 

 

 

 

 

Cuando el mensaje es para más de una persona o es para un grupo o lista de correo, debe utilizarse la línea CCO (Con copia oculta), de esa manera cada una de las personas que reciban el mensaje no verán las direcciones de correo del resto. Esto evita la proliferación de mensajes no deseados en nuestro buzón (Spam) y protege nuestro ordenador.

 

4. Línea “Asunto”. Indica en pocas palabras el asunto a tratar.

5. Redactar el contenido en el cuerpo del mensaje. Éste debería tener al menos 4 líneas:

1. Saludo

2. Tema a tratar

3. Despedida.

4. Firma

 

6. Si necesitas adjuntar un archivo, hay que pulsar sobre el enlace situado por debajo de la línea Asunto. Se abrirá una ventana para elegir el archivo en cuestión. Hay que buscar dentro del ordenador la carpeta donde está ubicado. Una vez localizado seleccionarlo y pulsar el botón abrir.

 

 

7. Esperar a que se cargue el archivo en el mensaje. Aparecerá en azul y con la casilla activada.

 

 

 

 

 

8. Tenemos una última cosa que hacer: revisar el mensaje por si hay algún error. Recordad que hay un corrector ortográfico. Si pulsamos sobre él nos resalta las incorrecciones que considere que son faltas de ortografía. Haremos clic con el ratón encima de las palabras resaltadas y nos ofrecerá una o varias opciones con el fin de que elijamos la más ajustada y el corrector nos cambiará la palabra. 

 

9. Por último, pulsaremos el botón Enviar.

 

Clic para descargar la lección en formato Pdf.

Categorías

Historial